miércoles, 23 de abril de 2014

CORTE BIOLÓGICO

En un curso de terapia biológica, comparaban al cuerpo humano con un barril en el que entran alimentos, emociones, aires, toxinas, líquidos y energías de diferentes naturalezas. Todo eso se transforma dentro del barril en orina, heces, moco, sudor, etc.
Pero muchas veces todo el contenido de nuestro barril empieza a generar residuos en su interior que pudren su contenido, la madera, las piezas de metal y en definitiva el BARRIL.

Todos venimos con una importante capacidad biológica, herencia de 3000 millones de años de evolución.

video
Por nuestra forma de vida, los niveles de tóxicos que ingerimos, respiramos, producimos a causa del estrés, son cada vez mayores. Cuando estos niveles tóxicos van aumentando hasta el punto que comprometen a la capacidad biológica, el organismo reacciona en contra de los tóxicos: a esas reacciones las llamamos ENFERMEDADES y a sus molestias las denominamos SÍNTOMAS.

Muy lejos de intentar comprender este mensaje biológico y evitar los tóxicos, lo que solemos hacer es utilizar medicamentos que anulan los síntomas, o sea, suprimen la respuesta sana del cuerpo ante un tóxico. Esta actividad antibiológica (anti-bióticos, anti-inflamatorios, ...) es entendida por el organismo como un mensaje para aumentar la "TOLERANCIA BIOLÓGICA" a los tóxicos a cambios de disminuir la "CAPACIDAD BIOLÓGICA".

Pero como seguimos consumiendo aquello que originó el problema y que nunca se trató, los niveles de toxicidad seguirán aumentando, hasta que el organismo se verá obligado a volver a reaccionar con los mismos síntomas o parecidos a las veces anteriores, a lo que responderemos con otros medicamentos antisintomáticos, volviendo a hacer caso omiso a la verdadera causa del problema. Esta secuencia se repetirá de forma secuencial en el tiempo, hasta que el organismo deja de dar síntomas y aparecerá lo que llamamos "CORTE BIOLÓGICO". Esto se tomará como una victoria sobre la enfermedad pero, en realidad lo que hemos conseguido es que las toxinas pasen a tejidos y sistemas más profundos, generando un terreno ideal para una importante enfermedad futura.


sábado, 19 de abril de 2014

Seminario Web


Regístrese para SÍNDROME DE CANSANCIO CRÓNICO el 6 de may de 2014 a las 17:30 CEST en: 

https://attendee.gotowebinar.com/register/151290956459389441

Al registrarse, recibirá un correo de confirmación con información sobre cómo unirse al seminario web.

Ofrecido por GoToWebinar®

sábado, 5 de abril de 2014

De oruga a crisálida

Relata una fábula:

"Notando la oruga el anunciado del fin de su estado reptante como gusano, y el principio de su largo sueño de crisálida, reunió a sus compañeras y les dijo: “Triste es pensar en el forzoso abandono de esta vida que tan halagüeñas venturas me prometía. Segada por la guadaña de la muerte en la flor de mi existencia, soy un ejemplo de la crueldad de la Naturaleza. ¡Agur! mis buenas amigas, ¡Agur! para siempre. Mañana ya no existiré.” 

Acompañada por las lágrimas y lamentaciones de las amigas que rodeaban su lecho de muerte, la oruga pasó a su otro estado. Una vieja oruga exclamó tristemente: "Nuestra hermana nos ha dejado. Su destino es también el nuestro. Una tras otra nos abatirá la guadaña destructora como a la hierba de los prados. La fe nos mueve a esperar otra vida, pero acaso sea una vana esperanza. Ninguna de nosotras sabe nada cierto sobre otra vida. Lamentamos el común destino de nuestra especie "Después se marcharon todas tristemente....”.

¡Pobres orugas!, inconscientes como el común de los mortales. Bien claro se ve la ironía de esta fábula y nos reímos que la oruga ignore la GLORIOSA vida que le espera cuando despierte del sueño de la aparente muerte y se metamorfosee en una policromada y bella MARIPOSA. Pero no hemos de sonreírnos, porque todos tenemos el mismo espejismo que la oruga.

"Todos los ocultistas reconocen que en los tres estados de: oruga; crisálida y mariposa, hay una imagen divina de la transformación que le aguarda a cada ser humano"

La muerte para el hombre no es más que el estado de crisálida para la oruga. En ninguno de ambos casos cesa la vida por un sólo instante, sino que persiste mientras la Naturaleza efectúa sus transformaciones.

Aconsejamos al estudiante que asimile bien la moraleja de esta fábula, que de siglo en siglo y de generación en generación aprenden los niños hinduistas. Estrictamente hablando, desde el punto de vista esotérico, no existe la muerte. 

Y desde el punto de vista científico -en cuanto a la continuidad de la energía en diversos estados- tampoco. 

No hay muerte. Sólo hay vida con muchas fases y modalidades, a una de las cuales llaman "muerte" los "ciegos" del mundo...

“Nada Muere Realmente Aunque Todo Experimenta Un Cambio De Forma Y Actividad”

Así dice una estancia del Bhagavad Gita (Libro Sagrado hindú):

"Nunca nació el espíritu ni nunca dejará de ser. Nunca hubo tiempo
en que no fuera, pues sueños son el principio y el fin. Sin nacimiento ni
muertes ni mudanzas permanece el espíritu por siempre. La muerte no lo
toca, aunque parezca muerta la casa en que mora".