lunes, 10 de febrero de 2014

EL AZÚCAR INDUSTRIAL O AZÚCAR BLANCA

Continuamos hablando del AZUCAR, os damos algunos datos más:

Por la comida empieza el hombre por perder su libertad (Adán y Eva), y por ella debemos empezar a recuperarla. 

El azúcar se obtiene de la compresión de la caña, sacando su zumo que es colocado en recipientes de metal añadiéndosele ácido sulfúrico ( SO 4 H2), se cuece y se filtra, al zumo resultante se le añade ácido sulfúrico y nueva cocción y filtrado y así sucesivamente. 

El agua va disminuyendo hasta quedar cristal de sacarosa (glucosa + fructosa). En esta reacción de ácido sulfúrico + sacarosa se produce agua, bisulfitos y sacarosa pura (azúcar refinada). 

La célula humana crea su membrana de protección (y alimentación) con puentes de sulfuro, pero si le damos bisulfitos, crea esta membrana con puentes de bisulfina, siendo muy débiles y rompiéndose con facilidad, origen de infecciones ya que hay una bajada de energía del sistema inmunitario de la persona. 

El sulfito cambia el proceso metabólico de la persona y crea adicción (es una droga). 

El azúcar industrial, en todas sus formas, genera la ASIMILACIÓN de otras toxinas que se ingieran con los alimentos, provoca INFECCIONES microbianas con alto nivel de toxicidad. Estas infecciones son una fábrica de ácidos y toxinas (ácido oxálico), que se va extendiendo por los demás compartimentos orgánicos, utilizando el calcio para formar micro cristalizaciones (oxalatos). Estos cristales provocan estados inflamatorios articulares (artrosis, artritis) ya que el sistema osteo-articular pierde su calcio. 

El azúcar industrial es un auténtico LADRÓN de calcio, desmineralizando y desvitalizando el organismo y preparándolo para la diabetes.

jueves, 6 de febrero de 2014

"COSMODIAGNOSIS", conferencia a cargo de D. Francisco Cobo Fernández


Muy buenos días amigas y amigos, hoy os anunciamos que mañana 8 de Febrero a partir de las 10:00 horas estará en nuestra consulta D. Francisco Cobo Fernández, uno de los máximos exponentes de la Espagyria, disciplina cuyas raíces se remontan a un tiempo en el que la ciencia para la Salud miraba al Cielo para comprenderse en la Tierra.

Bajo el título de "COSMODIAGNOSIS", Cobo, nos va a deleitar con una conferencia sobre como influye el Cosmos en los seres vivos y en la individualidad de cada ser. Francisco Cobo nos explicará como a través de la Espagyria podemos ayudar a equilibrar los desajustes de esta dinámica vital.

Por todo esto, si mañana estáis por la provincia de Málaga, os invitamos a que paséis por nuestra consulta de Fuengirola a disfrutar de esta oportunidad única.

AZÚCAR, EL VENENO BLANCO

Buenas tardes queridos/as amigos/as, hoy os dejo alguno de los artículos que podéis encontrar en nuestra web, en el apartado de Juan Fco. Ballesteros. Si te gusta, sigue buscando en internet pues hay muchas referencias a éste artículo.

Claro que un poco de azúcar en el café de la mañana no hace daño a nadie. No causaría ningún problema si esa cucharada no se repitiera demasiadas veces al día, conscientemente o sin darse cuenta. Eche sus propias cuentas:  
  • El café de primera hora: dos cucharadas; 
  • una Coca-Cola para comer equivale a 10; 
  • el yogurt con frutas: 8; 
  • un helado de chocolate: 19. 
Estos cuatro alimentos adicionales ya suman 39 cucharadas de azúcar. Algunos organismos internacionales aconsejan que para una dieta de 2.300 calorías, lo ideal es ingerir 57 gramos. Son, más o menos, 11 cucharadas. ¿Cuántas le sobran? Demasiadas, seguro. Tal vez lo que no sepa es dónde va ese azúcar de más que circula por su cuerpo ni qué efectos le produce. 

Dos de las reacciones del “consumidor” de azúcar son suficientes para clasificarla entre las sustancias adictivas: la ingestión de una cantidad pequeña genera le deseo de más azúcar y la abstención total de azúcar produce mono. 

Dicen los entendidos que el azúcar es uno de los peores venenos que existen en el mundo. Las investigaciones les llenan de razón. Para digerir, purificar y eliminar el azúcar hace falta que el organismo utilice vitaminas y minerales de sus reservas. “Y, al final, el exceso de azúcar afecta a cada órgano del cuerpo”, cuenta el doctor Cidón Madrigal en su libro La dieta. 


El azúcar extra que circula por el cuerpo se instala por primera vez en el hígado en forma de glucosa. Al ser un consumo excesivo diario, cuando el hígado llega a su máxima capacidad se hincha como un globo y devuelve a la sangre el exceso de glucosa en forma de ácidos grasos saturados, que se transportan a cada parte del cuerpo.

Primero, eligen las áreas más inactivas del cuerpo para almacenarse: las nalgas, los pechos y las caderas. Cuando ya están llenas hasta la bandera, los ácidos grasos acampan entre los más activos, como el corazón y los riñones. “Es entonces cuando la función de estos órganos se ralentiza, degenerando sus tejidos y volviéndolos grasos”. Al final, todo el organismo queda afectado por una funcionalidad disminuida, produciendo una tensión sanguínea anormal, entre otros muchos síntomas. 

“Cuando comemos azúcar perdemos vitaminas del grupo B, calcio, fósforo, hierro y otros elementos nutritivos que salen directamente de nuestras reservas”, cuenta el doctor Madrigal. Si algo es el azúcar, es un auténtico ladrón de calcio. “La solución no consiste en beber más leche y tomar más calcio, sino en una correcta alimentación desde jóvenes”. El azúcar causa la pérdida de importantes minerales, sobre todo de calcio, que es automáticamente expulsado del organismo cuando irrumpe el azúcar. El organismo no tiene más remedio que coger el calcio de los huesos, lo que contribuye a debilitarlos y degenerando en una osteoporosis. Las mismas caries que se producen en los dientes se van produciendo en los huesos. No se ven, pero se sienten de mayores. 


Aumenta el colesterol y los triglicéridos, al mismo tiempo que aumenta el peso. Día a día, se acumulan “todas las papeletas para ser uno más de las miles de personas que padecen enfermedades cardiovasculares en nuestra sociedad”. 

Se sabe que el azúcar paraliza el sistema inmunológico y que es culpable de desequilibrar la glucemia, con sus repercusiones psicofísicas: el azúcar blanco, absorbido muy rápidamente por el intestino delgado, causa una veloz e intensa elevación del azúcar en sangre (hiperglucemia) que conduce a un estado de excitación física y psíquica. 

También incrementa el riesgo de desarrollar cáncer. Las células segregan productos de desecho llamados radicales libres. Las enzimas neutralizan los efectos negativos de los radicales libres, pero las enzimas necesitan un balance adecuado de minerales para ser efectivas. Cuando el azúcar reduce los minerales del cuerpo, las enzimas dejan de ser tan efectivas, incrementando la presencia de radicales libres que pueden reducir la disponibilidad de oxígeno, lo que podría provocar mutaciones celulares cancerígenas.