jueves, 20 de junio de 2013

INFLUENCIA PARENTAL

"Los descubrimientos expuestos en la literatura elaborada por expertos a lo largo de décadas establecen más allá de toda duda que los padres ejercen una influencia abrumadora sobre las atributos físicos y mentales de los hijos durante su desarrollo". (Verny y Kelly, 1981).

Y esa influencia comienza, según Verny, no tras el nacimiento de los niños, sino antes de que los niños nazcan. 

Los niños pequeños observan con detenimiento su entorno y almacenan los conocimientos que les ofrecen sus padres en la memoria subconsciente. Como resultado, el comportamiento y las creencias de sus padres se convierten en las suyas.

Una vez que la información se almacena en el subconsciente, controla nuestra biología durante el resto de nuestra vida, a menos que descubramos una forma de volver a programarla. Cuando los padres transmiten mensajes a sus hijos pequeños, tales como “niño estúpido”, “no vales para nada”... sin duda no son conscientes de que semejantes comentarios se almacenarán en la memoria subconsciente del niño como «verdades» absolutas.

Cabe también la posibilidad de que los comportamientos aprendidos y las creencias adquiridas de otras personas (de los padres, de los amigos o de los profesores, por ejemplo) no estén de acuerdo con las metas de nuestra mente consciente. El mayor obstáculo para conseguir el éxito en aquello que soñamos son las limitaciones programadas en el subconsciente.

martes, 18 de junio de 2013

LA FALTA DE AMOR EN EL HOGAR

Sabemos que los bebés en su primer desarrollo son visualmente homolaterales, podemos comprobar cómo son incapaces de seguir con los ojos, de izquierda a derecha o viceversa, un objeto situado a unos 30 cm de su cara, ya que una vez que el objeto pasa por la línea media, nasal, el bebé pierde la visión del objeto, esto es porque no pueden coordinar el seguimiento visual de un hemisferio cerebral al otro. 

Esto hace que el bebé tenga una sensación de visión plana del mundo, una visión en dos dimensiones. Pero el día que consigue esa coordinación, cuando puede seguir el objeto de un lado al otro, se vuelve heterolateral, y el bebé entra de forma súbita en la visión tridimensional, y experimenta una sensación de caída libre, semejante a la que puedas sentir en un salto al vacío.


La actitud de aceptación a esta nueva experiencia hace que el bebé sienta euforia, se ría y sacuda sus brazos y piernas de forma descontrolada, demostrando su alegría vital, nacida de la aceptación. Pero si esta experiencia llega en un ambiente de desprotección, falta de amor en el hogar, tensión; si cuando sacude sus miembros y chilla de emoción, se le impide porque “molesta”… el bebé no va a aceptar esa nueva experiencia, no aceptará el cambio, y pretenderá volver a la visión homolateral, bloqueando de forma progresiva la acción de oculomotores (músculos del ojo), y en un futuro padecerá de estrabismo, miopía, problemas posturales, de ortodoncia, escoliosis, y un largo etc.

lunes, 17 de junio de 2013

LA BIENVENIDA

El niño nace con una calidad vital extraordinaria, y es el Amor el motor de esta fuerza vital, la forma en la que ama la Vida y la forma de vivirla. En el ser humano la Vida es fruto del Amor, y es esta emoción la que dirige todo el desarrollo intrauterino. 

El embrión ama su entorno, a través de él le llegan las resonancias de los latidos del corazón de su madre, el gorgojeo de sus tripas, el susurro de la respiración, el sonido de su voz, que viajará a través de los líquidos y huesos hasta estimular al ya crecido feto a abrazar la Vida.

Imagina ese bebé, recién llegado a este mundo, con esa fuerza vital, su Amor por todo lo que le rodea, y esa curiosidad que le pone en contacto con ese nuevo mundo, deseando incursionar en este Paraíso, y por supuesto, de la mano de quien es la puerta (mamá) y la llave (papá) para su llegada. 

Pero, es posible, que el amor que estos progenitores se tenían ya no está vivo, que ese bebé no encuentre esa resonancia entre su mundo interno, esa gran explosión amorosa, y los restos amorosos de sus progenitores. Su sentimiento interior y su percepción exterior no resuenan, no coinciden, son dos mundos contradictorios. Qué hacer?, como sincronizar esta incongruencia y vivir, o mejor dicho…. sobrevivir?, evidentemente, vivir ya no es tan espontáneo. Un sentimiento emerge de su interior, de su experiencia de exterminio: Ellos, sus papás son los que saben vivir aquí, en este nuevo mundo, son supervivientes, son lo correcto; entonces lo que no encaja aquí es mi forma de sentir, y debo de cambiar. Anular esta sensación tan vital.

De esta forma el bebé decide, de forma biológica, bloquear los sistemas de lucidez vital, enturbiando su luminosidad interior, y que posiblemente lo lleve a adoptar alguna enfermedad oportuna para este propósito.

Bloquea la percepción para no sufrir, para adaptarse al mundo exterior, desarrolla un estrabismo, tartamudez, escoliosis, transformando su química, sus neuroreceptores, su postura y dinámica emocional. Es una forma de mentir a la Vida, y la mentira intoxica el mundo interior. Cree profundamente lo que dice, lo transforma en su educación, su carácter, sus creencias y sobre ello construye el mundo, un mundo lejos de la Realidad.

En este nuevo mundo, mamá y papá se aman, eso le da sentido a su origen. Los patrones de construcción de este mundo que ha creado, son patrones primarios y vírgenes, no hay estrategias ni juicios, no hay juzgados ni verdugos, dando una sensación de equilibrio natural. Pero su psicología y, en muchos casos, su biología se van alejando de la Realidad y por lo tanto de la Salud.

jueves, 13 de junio de 2013

UNA PROPUESTA INTERESANTE

Hace años era difícil conocer personas que padecieran enfermedades degenerativas o autoinmunes, en cambio hoy es normal que entre nuestras amistades, e incluso familiares, encontremos casos de estas enfermedades.

Recuerdo que en mi infancia sufrí serios brotes de fiebres reumáticas, un proceso que me obligó a medicarme desde los 4 hasta los 17 años. También recuerdo mi frustración infantil y adolescente, ya que en mi colegio yo era el único niño enfermo, el único de entre 200 niños, o sea, el 0,5% de los niños del colegio estaban enfermos. En cambio en las noticias de estos días comentaban que el 17,5% de los niños actuales tienen que medicarse.

Más en la actualidad, puedo recordar como hace unos 15 años, acudían a nuestra consulta un máximo de 10 personas por año, aquejadas de problemas de infertilidad, en cambio esa cifra es la que atiendo en la actualidad cada mes.

Estos datos son preocupantes, posiblemente, nosotros los que nos decantamos por las técnicas naturales o parasanitarias, derivemos la responsabilidad  a nuestra medicina social, llena de protocolos carísimos, ofreciendo fecundación asistida…etc. E igualmente lo hagamos hacia la industria farmacéutica, un imperio creciente gracias a nuestras enfermedades.

Pero observando nuestra medicina, la medicina que llamamos natural, tampoco ha sido fuente de muchas soluciones a las causas de estos problemas, y el número de pacientes va aumentando en una sociedad y una forma de vida que nos arrastra a un patológico desgaste biológico y psicológico.

A continuación me permito enumerar unos puntos sobre los que considero importante cierta reflexión:

  • Hoy, gracias a los veloces medios de transporte, se está produciendo una íntima mezcla de las razas, esto conlleva cambios y adaptaciones biológicas únicas y complejas.
  • Existe un control casi general de los mercados y las industrias sobre la alimentación, haciéndonos ingerir, sin previo aviso, importantes cantidades de productos químicos: conservantes, pesticidas, colorantes,… sin control de las autoridades.
  • Los derivados de petróleo, y metales pesados, están afectando de forma severa a nuestros sistemas de adaptación y evolución, a nuestras más profundas capacidades de supervivencia y reproducción.
  • Nuestro cuerpo se desarrolló y evolucionó por y para el movimiento. Fijémonos, nos paramos sobre la superficie de nuestros pies, una base pequeña para nuestra altura; una estructura alta en cuyo extremo superior se aloja una esfera, la cabeza, que además, debe permanecer orientada y expectante a todo un mundo de estímulos informativos. Es realmente difícil mantener esta estructura quieta, sin movimiento durante mucho tiempo, ya que no está en su naturaleza.
  • Nuestros glúteos crecieron, se hicieron redondeados gracias a la carrera, y nuestro cuerpo erguido, liberando y permitiendo a la cabeza girar libremente sobre el tronco, estructura ideal para un cazador.
  • En cambio, hoy, todo ese esfuerzo e ingeniería evolutiva se sienta en un sofá, en una silla, se embota y envejece de quietud.
  • Este adormecimiento físico nos lleva a profundos cambios metabólicos, que cada uno adaptará como bien pueda, dependiendo de su mezcla genética, de cómo sea capaz de asimilar los productos químicos ingeridos, de cómo se adapte en la digestión, asimilación, metabolismo, eliminación…etc.

Bajo estas premisas, pensamos que es necesario ofrecer un método para la salud basado en técnicas unipersonales y holísticas. Debemos evitar los protocolos que tratan con las mismas premisas y recomendaciones a las diferentes personas con los mismos síntomas, ya que, hoy, es imprescindible encontrar las causas originales de esos síntomas en cada uno de los pacientes, y que comprobaremos son totalmente diferentes, aunque los síntomas sean semejantes.

Proponemos la Kinesiología Holística como técnica con protocolos científicos que nos permiten ser individuales en el tratamiento, teniendo en cuenta las particularidades de cada persona. Eso nos asegura un mayor éxito terapéutico. Sus métodos están basados en la educación, tratamiento y enfoque vital del paciente; estimular su autoconocimiento biológico y psicológico, haciéndole comprender el porqué de sus desequilibrios y de esta forma saber evitarlos, comprender cómo es su particular mecanismo biológico, ayudándole así a apoyarlo y utilizarlo correctamente.

Creo que la Kinesiología Holística es una interesante propuesta terapéutica, y un verdadero estímulo para el nacimiento y desarrollo de otras técnicas enfocadas hacia una verdadera Salud.

martes, 11 de junio de 2013

CARTA A UN ESTUDIANTE DE KINESIOLOGÍA

Querido alumno, nos vamos a adentrar en el conocimiento de una técnica que consideramos dentro de las nuevas ciencias para la salud. Oficialmente llamadas técnica parasanitaria, pero con un gran potencial integrador, capaz, a través de simples y muy antiguas funciones orgánicas, de dialogar con la naturaleza del  ser humano, hablar con su mismo lenguaje, escuchar con el oído del Ser, tocar de Naturaleza a Naturaleza.

No es investigable por las vías convencionales, ya que no es una técnica convencional, pero sí lo es por las ciencias a las que pertenece, ciencias bioenergéticas, ciencias basadas en la observación, ciencias cuánticas, ciencias milenarias, ciencias que nos han acompañado en nuestra intuición desde que la mano peluda de nuestro antepasado, siguiendo su instinto compasivo, untó un poco de barro sobre la herida de su compañero de manada, desde que miramos con curiosidad el dolor del otro.

Estas ciencias no discriminan ni separan, si no que integran y unen, no reprimen, si no que liberan, no indagan en la enfermedad, si no que habitan en la Vida, no matan y diseccionan para estudiar, si no que observan y permiten vivir para comprender. Por lo tanto son ciencias innatas a la Vida.

Son tan antiguas como lo somos nosotros, son las vías sobre las que se ha movido nuestra evolución, por lo tanto nos conocen, saben todo de nuestro Universo, de nuestra relación con Él, de nosotros, de ti. Saben lo que es bueno y no bueno para tu vida, saben donde tropezó tu organismo, donde se bloqueó tu emoción, donde quedó la vitalidad de tu niñez.

Para adentrarte en el conocimiento de esta técnica tienes que ir muy bien provisto con  grandes dosis de curiosidad, que el espíritu del juego no deje paso a la frustración, desayuna, almuerza y cena honestidad, y todo esto mételo en la mochila del respeto. Tienes que saber que partiremos de lo simple, aunque lo percibirás infinito y llegaremos al infinito comprendiendo lo simple.

En el camino nos miraremos a los ojos compartiendo sorpresas, bellas frustraciones, resignados desalientos, dulces victorias y al final Paz, esa paz que deja el saber que nada….nada depende de ti, que tu única responsabilidad es que al final del camino hayas vaciado esa mochila, sembrando el camino con su contenido.

Te invito a este viaje, dura 4.600 millones de años, va desde ese pequeño microorganismo que deambula por tu intestino, hasta esa lejana estrella, que por el simple hecho de verla ya vive en tu universo y participa de tu vida, desde saber amar hasta saber morir. No cabe un segundo más, es un viaje pleno, se hace sin cinturón de seguridad, puedes recoger auto-estopistas, puedes tomar todas los caminos secundarios que desees, incluso puedes crear tus caminos, ahora eso sí, lleva siempre tu mochila abierta.

domingo, 9 de junio de 2013

La quijada del asno

Leyendo la Biblia, me encontré en varias ocasiones con “la quijada de un asno” como arma mortal. Es el arma que usa Sansón para matar filisteos, es símbolo del poder sobre los demás. En algunas versiones bíblicas, también es el arma que da el “poder” a Caín sobre Abel, el arma con él que acaba con su vida. Me recuerdo de pequeño pensando sobre este acto, ¿porqué asesinar a un hermano?, ¿qué nos lleva a utilizar “la quijada de un asno”?.

Quise echar un vistazo  a la historia, y analizar cuales han sido los motivos que han movilizado y nutrido las conciencias de los seres humanos en su evolución, en sus movimientos sobre este Planeta, en qué principios se basaron sus leyes, sus creencias; cuántas veces que hemos tomado en nuestras manos una “quijada de asno”, para utilizarla contra nuestro hermano.

Observé la conducta de los cristianos, que en un principio, cuando no eran poderosos y eran perseguidos, se entregaban a las enseñanzas del Cristo, Fundador del pensamiento cristiano, por ello incluso llegaban a entregar sus vidas. Pero todo cambió en el año 325, que tuvo lugar el Concilio de Nicea I. Constantino I, emperador romano, y las autoridades cristianas,  se reunieron para organizar el crecimiento de esta “Nueva entidad de Poder” que se llamó “Iglesia”. El gobierno dio poder y autoridad a la Iglesia, y casi de inmediato entramos en una época obscura, la Edad Media. La Iglesia destruye, con su poder, toda la cultura y humanidad desarrollada en Grecia, Constantinopla, Alejandría…. Ahora ellos tienen el Poder.

Llegó a Inquisición, … Mataron, torturaron, se enriquecieron, bajo una política de Poder. Recuerdo que cuando crecí y fui consciente de la crueldad de estos hechos, me dirigía a mis padres y educadores, preguntándoles… porqué?, ellos me respondían que la Iglesia está hecha y formada por hombres, y los hombres no son perfectos. Pero, hoy esta respuesta no me es válida, son ellos los que me enseñan que no es cristiano utilizar “la quijada del asno”, algo que ellos utilizaron para “adoctrinarme” a que yo no lo hiciera.


Generalizando, los gobiernos se forjaron aplastando a otros pueblos, Roma invade medio Mundo, matando y “educando” a los conquistados, sin tener en cuenta, su Libertad, sus costumbres, sus creencias. Invadimos continentes y exterminamos, o por lo menos lo intentamos, a los habitantes originales de esas tierras. En eso se ha basado nuestra cultura, las guerras han sido la inspiración para nuestro desarrollo, técnico, científico, hiriendo profundamente a nuestra Naturaleza Humana.

A través de la historia, crecer ha significado “poseer”, poseerlo todo, tierras, ganado, mujeres, esclavos (seres humanos), controlarlos, ser dueños de lo que poseemos. Antes del Medievo, en los grandes imperios, sus dignatarios, la clase privilegiada, podían tener todos los esclavos que pudieran mantener, eran dueños de sus vidas. Posteriormente, los feudales eran dueños de pueblos enteros, de sus actos, de sus vidas, de sus sentimientos, recordemos el “derecho de pernada”. Después conquistamos continentes, nos hicimos dueños de mundos enteros, eliminando a sus habitantes (aún sucede con empresas petroleras en Sudamérica), adueñándonos de todas las tierras posibles y luego, cuando hemos exterminado, nos independizamos como un país nuevo y libre, o sea, somos dueños de lo conquistado, por derecho.

Nos hemos apuntado grandes logros, como abolir la esclavitud, pero….. ¿Realmente fue así? Lo que sé es que los esclavos de color liberados en la guerra de Secesión Americana, pasaron a ser mano de obra miserablemente barata para las fábricas de la América industrial, en esa Revolución industrial las recién llegadas máquinas de vapor, tuvieron una influencia decisiva; máquinas que eran realmente peligrosas para ser trabajadas por “el hombre blanco”. Investigué, y resultó que el gasto, o sea, lo que se invertía en un esclavo sureño pasó a ser de 50 centavos diarios, antes de la guerra, a 5 centavos, una vez liberados,  mientras disfrutaba de su “aparente” libertad. Es entonces cuando empiezan a fundarse los primeros grandes Imperios industriales, y hacía falta mucha mano de obra barata.

Pero, aunque podamos ser críticos con estos hechos históricos, nos sorprenderemos al ver que cada día cometemos los mismos desatinos humanos. Si utilizamos nuestra honestidad como una sonda, podemos sumergirnos en nuestras actitudes cotidianas, en nuestros hábitos.

Quizás ya no poseemos personas a las que podamos tratar directamente como esclavos, ya no tenemos el derecho de pernada tal y como se practicaba en el Medievo (aún existía a principios del siglo XX en Galicia), pero no estamos libres de esta “actitud” de “sumisión al Poder”. Todos queremos una casa mejor, comer mejor y más cantidad de comida, ganar más dinero… eso es lo que llamamos “prosperar”. Mi coche aún funciona, pero… me puedo comprar uno mejor si gano más dinero. Tengo mi armario lleno de ropa, pero…. he visto un modelito que… Todos los días nuestra Mente, nuestro pensamiento, esclavizado por toda una nueva raza de señores feudales (Mercados, Industrias…), sucumbe bajo el pié del Rey Mercado Feudal.

Cuando, en mi adolescencia, preguntaba a mi padre…. porqué la gente se dejaba aplastar de esa manera a lo largo de la Historia? mi padre me miraba a la cara y me decía….Por ignorancia, por eso tienes que estudiar, para no ser ignorante, “hijo mío, ahora estudia”.

He estudiado, y he podido darme cuenta que tu mensaje, padre, no iba dirigido a enfocarme hacia esos libros y escuelas, donde realmente “adoctrinan” a los futuros esclavos…. No, tus palabras….. “Hijo mío, ahora estudia”, tienen un significado mucho más profundo. Me ha hecho falta mirar al Cielo, y a los Hombres que deambulamos bajo Él; sufrir su soledad, sus enfermedades y su desnutrición Humana, para comprender el verdadero significado…… “Hijo mío, ahora es-tu-día”, no lo dejes pasar, úsalo, no dejes que ese tiempo te deje atrás, déjate llevar por ese, tu Día.

Padre, abrí los ojos ante la Luz de tu Mensaje, y miré, y “vi” esta Historia que relato. Vi niños esclavizados para que yo tenga un nuevo ordenador, para caprichosamente cambiar mi vestuario. Vi, mujeres tratadas como ganado, prostituidas, violadas en su Humanidad, y me acordé del derecho de pernada. Vi niños, mujeres…vi gente muriendo de hambre, guerras, no ya para apoderarse de las tierras de un país, no, ya no queremos eso….eso ya lo tenemos, queremos sus conciencias, sus sueños, y que mueran intentando comprarlos; somos dueños de todo lo que queramos.

A veces sólo es necesario mirarnos al espejo para mirar a un esclavo cara a cara. Los esclavos pobres están a miles de km de mí, no corro el peligro de encontrarme con ellos. Mi esposa ya no corre el peligro de sufrir una violación la noche de nuestra boda, en cambio hay muchas mujeres que, para mantenerse vivas, son violadas cada día, ellas toman el lugar de mi esposa.

Ahora, en este mi día, observo que ya no esclavizamos a las personas, esclavizamos “Humanidad”, violamos “Humanidad”, cuando un niño muere, muere “Humanidad”, muere mi Humanidad, muere nuestra Humanidad. Es algo que tú lector puedes sentir, obsérvate minuciosamente, eres humano, la “Humanidad” te habita, la misma que es violada y torturada, deja que tu “Humanidad” te hable, y si no la escuchas, entonces….pregúntate… ¿quién lleva en su mano “la quijada de asno”?

Aún seguimos aferrándonos a la “quijada de asno”, qué más da que esta sea de hueso, de un mejor coche, de sobre alimentación, de capricho caro… realmente la “quijada de asno” ha cambiado de forma, lo que no ha cambiado es la mano que la utiliza. Incluso cuando hablamos, si no hablamos con el corazón, podemos mover nuestra boca como una auténtica “quijada de asno”.

Cuando pedimos a cualquier persona culta, que nos diga el nombre del mayor Imperio que ha existido sobre este Planeta, seguro que su respuesta será “Roma”. Y si le preguntamos por la emoción que, por excelencia, distingue al ser humano, seguro que responderá “Amor”.  El hecho de que la primera respuesta sea la misma que la segunda, pero del revés, puede ser un “mensaje de La Historia” a nuestras conciencias. Quizás en vez de conquistar el Mundo, como nos enseña Roma, tengamos que conquistar el corazón, como me enseña el Amor.

La “quijada de asno” es la causa de la enfermedad de la “Humanidad”, y si analizamos persona por persona, comprenderemos que también lo es de las enfermedades de los hombres, enfermedades nacidas de los excesos, y de los defectos que estos causan. Nacidas de esa actitud que llevó a Caín a tomar un arma, ya da igual cual fuera, para apoderarse de la “Humanidad” de su hermano.

Autor: Juan Fco. Ballesteros

jueves, 6 de junio de 2013

Kinesiología Holística manual


Es realmente difícil intentar explicar con palabras la extensión y alcance de la “Kinesiología Holística manual”. Podríamos decir desde el punto de vista de un kinesiólogo holístico, que la Vida en sí es una constante kinesiológica (del movimiento). 
Se sirve de la dinámica corporal y de las leyes que la rigen para la recuperación de las lesiones que nos ocurren en nuestro vivir diario. KHM es el simple hecho de adoptar esa postura en la que nos sentimos aliviados de ese dolor que nos aqueja. 
Quién no ha buscado esa postura ideal en la que nuestro cuerpo se organiza eliminando dolores y tensiones, en un intento del propio organismo de reinformar a los sistemas centrales, liberar los bloqueos causantes de la lesión y reiniciar una adaptación fisiológica no dolorosa a esas causas, si no le fuera posible su eliminación.


Podríamos decir que el hecho de la manipulación en KHM es un acto intrínseco a la propia adaptación y evolución de la Vida. Se podría definir como un sistema integral en el que sirviéndose de las manos, el profesional puede llegar a un diagnóstico y un tratamiento a través de manipulaciones precisas de los diferentes tejidos implicados en la lesión, hasta conseguir las liberaciones de las vías propias y naturales del organismo del paciente para su auto-rehabilitación.


Importancia del conocimiento del cuerpo humano

De esto se desprende que el kinesiólogo H. manual debe de ser un profundo conocedor de la anatomía, fisiología, embriología, biomecánica y bioenergética del cuerpo humano. Conocedor de esa anatomía dinámica, no solamente de la que aprendemos en las mesas de las clases de anatomía sobre cuerpos sin vida. Es necesario el conocimiento de la dinámica de la que se sirve la Vida para poner en movimiento cada uno de los sistemas que nos componen y todas las formas en que se interrelacionan. Conocer esto es conocer toda nuestra filogénesis (la historia de la vida que nos dio lugar), no solamente en libros y en explicaciones sobre diapositivas, sino en el propio cuerpo vivo.

Es imprescindible que el kinesiólogo H. manual reconozca de forma exacta con sus manos cómo se desarrollaron, cómo se sucedieron y se imbricaron, cómo viven dentro de su paciente y cómo lo construyen cada una de las especies que en la evolución dieron lugar al ser humano. La única manera de que esto pueda ser así no es solamente con un largo y detallado estudio sobre libros de embriología y anatomía, sino en la propia dinámica corporal. 


Importancia del desarrollo intrauterino

Es necesario desarrollar la percepción interna del terapeuta para que en el momento en que pongamos las manos sobre nuestro paciente, nuestro cuerpo sepa reconocer, encontrar las vías biológicas de restauración de cada uno de los desajustes que ocasionan los síntomas en el paciente. Y reconocer a través de la dinámica de los tejidos en qué fase o fases de la filogénesis han tenido lugar esos bloqueos. 

En el desarrollo intrauterino tiene lugar la mayor parte de las limitaciones que darán lugar a las lesiones y enfermedades de nuestra vida. 

- Si hemos tenido falta de estímulos o estrés en nuestro mundo íntimo, en el vientre de la mamá, desarrollaremos una mala relación personal en nuestra vida aérea, después de haber nacido. 

- Si cuando nacimos y empezamos a mamar, nuestra madre no ponía nuestro cuerpo desnudo junto a su torso también desnudo, si no puedo olerla, sentir su calor corporal en mi piel, si no puedo escuchar el ritmo de su corazón cuando me amamanta, es muy fácil que en el futuro tengamos problemas con que alguien toque nuestra piel, que no consiga comer con sosiego. Habrá una sensación desagradable y sentiremos que desde nuestro tejido rechacemos el contacto con otras personas impidiendo que tengamos unas relaciones sanas.

- De la misma manera, al haber sentido los primeros contactos con nuestra madre a través de nuestra boca, sin que nuestra piel participara de ello, ocurrirá que cuando queramos tener un contacto o un acercamiento con alguien acudiremos a la comida como medio de acercamiento y haremos de ella el estímulo y desahogo de nuestras frustraciones. 


Podríamos enumerar numerosos ejemplos en los que comprenderíamos como dependemos de nuestras primeras vivencias después del nacimiento y del desarrollo en el útero materno para saber crecer, aprender y adaptarnos el resto de nuestra vida, y que al estar disponible toda esa información para nuestros sistemas vitales se optimizan el estado de equilibrio y salud en nuestro organismo.


La Escucha con Kinesiología Holística Manual


Por la “Escucha” con KHM entramos en comunicación con todas estas informaciones. Reconocerlas y permitir al paciente abrir sus vías de liberación en el presente es el arte de la KHM. 

Es una técnica holística, o sea, considera al individuo en su totalidad, nunca lo enfocara desde una óptica diseccionista, cada uno de sus sistemas, cada uno de sus órganos depende de la relación con todo el organismo y con el entorno en el que vive ese organismo. Por ejemplo, en un riñón gran parte de su fisiología depende de su movilidad (es por eso que el caminar nos produce más actividad renal), si recordamos la postura anatómica de los riñones, podemos comprender que la buena movilidad del diafragma (músculo de la respiración y la hemodinámica) repercutirá directamente en la actividad de ese riñón, haciéndolo descender y ascender con cada respiración. Una respiración insuficiente, estar todo el día sentado o una forma inadecuada de caminar pueden repercutir directamente en la salud de nuestros riñones.

Pero no solamente consideramos estas relaciones, sino que ahondamos en la gran importancia de las que constantemente mantenemos con el entorno. Con los diferentes medios sociales y ambientales que compartimos durante largos periodos de nuestra vida. Un lugar tóxico por la polución, un ambiente social agresivo donde sintamos miedo e inseguridad, pone a nuestros tejidos y sistemas (diafragma, suprarrenales, sistema nervioso central, etc.) en una insana tensión constante, impidiendo una adecuada motilidad (movilidad interna del órgano) y movilidad, perturbándose así la relación con los sistemas y órganos anexos, descompensando su fisiología y sus comportamiento natural y llevándonos a estados de enfermedad. 

Las herramientas principales para la práctica de la KHM serán la comprensión nacida del estudio y la escucha y nuestras manos, ellas deben de reconocer cada uno de los bloqueos que habita en el paciente. Ellas actuarán como sondas en el cuerpo sobre el que se posan para escuchar, sondas en un mundo deseoso de que le abran sus caminos de adaptación.

Parte de la enseñanza de la KHM se hace en el agua, en una piscina a 37º C, ahí aprenderemos a que nuestras manos reconozcan cada uno de los sistemas y tejidos sobre los que más adelante realizarán sus manipulaciones. Dentro del agua se estimulará cada uno de los sistemas para que sea más fácil su reconocimiento con las manos, esa estimulación se hará a través de sonidos minuciosamente estudiados y diseñados para cada uno de los sistemas que queremos resaltar. Es una forma sencilla, rápida y muy efectiva de aprender con nuestro cuerpo algo que suele ser realmente complicado en los estudios de técnicas manuales: aprender a “Tocar” y “Escuchar”. Una vez “escuchadas” las causas de las lesiones nos será mucho más fácil y efectivo aplicar las técnicas que lo reequilibrarán.

Artículo Publicado por Juan Francisco Ballesteros en la Revista Saber Alternativo Año 2 Nº5

lunes, 3 de junio de 2013

SEGUIMOS SUMANDO .....


Seguimos sumando, y seguimos trabajando para que nuestra 
información sea cada vez mejor y con más asiduos.

Gracias por engrandecer nuestro mundo virtual.