viernes, 26 de abril de 2013

CUARTO ACUERDO: HAZ SIEMPRE LO MÁXIMO QUE PUEDAS

Y aquí llega el Cuarto y último acuerdo:

Este acuerdo es el que permite ir estableciendo paulatinamente los otros tres, sólo funcionarán si haces lo máximo que puedasIndependientemente del resultado, sigue haciendo siempre lo máximo que puedas. 


Si te esfuerzas demasiado, gastas energía en exceso y puede que el rendimiento no sea satisfactorio, pero si haces menos de lo que eres capaz te sentirás frustrado y te culparás. 

La mayoría de las personas trabaja muy duramente durante toda la semana, soporta el trabajo, soporta la acción, no porque le guste, sino porque siente que es lo que debe hacer. Tiene que trabajar porque han de pagar el alquiler y mantener a su familia. Son hombres frustrados, y cuando reciben su salario, no se sienten felices. Tienen dos días para descansar, para hacer lo que les apetezca, ¿y qué es lo que hacen? Intentan escaparse. Se emborrachan porque no se gustan a sí mismos. No les gusta su vida. Cuando no nos gusta cómo somos, nos herimos de muy diversas maneras. 

Si disfrutas de cada acción dando lo máximo, sin esperar nada, sin pensar en el resultado, la recompensa llegará y podremos disfrutar de nuestra vida. 

Si haces lo máximo posible, no hay juicios, no hay reproches posibles. 

No hace falta tener grandes ideas, pero sí hay que llevarlas a la acción, lo contrario es negar la vida negar la expresión de lo que somos. 

La mejor manera de expresar esta acción es dejar ir el pasado y vivir el momento presente. Sea lo que sea que la vida te arrebate permite que se vaya. Dejar ir el pasado significa disfrutar el sueño que está ocurriendo ahora mismo, no otro distinto. Significa vivir al máximo el momento presente evitando así el sufrimiento, la autocompasión y las lágrimas. 

No esperes ser siempre impecable con tus palabras. Tus hábitos rutinarios son demasiado fuertes y están firmemente arraigados en tu mente. Pero puedes hacer lo máximo posible. No esperes no volver a tomarte las cosas personalmente; sólo haz lo máximo que puedas. No esperes no hacer nunca más ninguna suposición, pero sí puedes hacer lo máximo posible. 

Para mantener los cuatro acuerdos necesitas ser fuerte, porque el camino está lleno de obstáculos que sabotearán tu compromiso, necesitas utilizar todo el poder que tienes. 

La recompensa es tu felicidad, tu libertad y trascender la experiencia humana.

Marisa Leal (Kinesióloga, Kinesiología aplicada a la emoción, Nutricionista y Anatheóresis).

jueves, 25 de abril de 2013

TERCER ACUERDO: NO HAGAS SUPOSICIONES




Nunca hay dos sin tres, aquí os dejo el Tercer Acuerdo.

Al hacer suposiciones nos creemos que lo que suponemos es cierto, comprendemos las cosas mal, nos lo tomamos personalmente y pretendemos defender nuestra opinión. Pero al estar basada en suposiciones no tienen fundamento son producto de nuestra imaginación y actuamos fuera de la realidad generando complicaciones inútiles. 

A menudo, suponemos que nuestra pareja sabe lo que pensamos y que no es necesario que lo digamos expresamente. Suponemos que hará lo que queremos porque nos conoce muy bien. Si no hace lo que creemos que debería hacer, nos sentimos realmente heridos y decimos: «Deberías haberlo sabido»

¿Por qué hacemos suposiciones?
Necesitamos justificar y explicar todo para sentirnos seguros y porque no tenemos el valor de preguntar. Nos han enseñado que hacer preguntas es peligroso y lo que hacemos es suponer. 

A menudo, cuándo inicias una relación con alguien que te gusta, tienes que justificar por qué te gusta. Sólo ves lo que quieres ver y niegas que algunos aspectos de esa persona te disgustan. Te mientes a ti mismo con el único fin de sentir que tienes razón. Después haces suposiciones, y una de ellas es: «MI amor cambiará a esta persona». Pero no es verdad. Tu amor no cambiará a nadie. Si las personas cambian es porque quieren cambiar, no porque tú puedas cambiarlas. Entonces, ocurre algo entre vosotros dos y te sientes dolido. De pronto, ves lo que no quisiste ver antes, sólo que ahora está amplificado por tu veneno emocional. Ahora tienes que justificar tu dolor emocional y echar la culpa de tus decisiones a los demás. 

No es necesario que justifiquemos el amor; está presente o no lo está. El amor verdadero es aceptar a los demás tal como son sin tratar de cambiarlos. Si intentamos cambiarlos significa que, en realidad, no nos gustan. Encuentra a alguien a quien no tengas que cambiar y que no piense que debes cambiar. 

Cuando dejes de hacer suposiciones sobre otras personas tu forma de comunicarte con ellos cambiará y no surgirán enfrentamientos sin fundamento. 

Para evitar hacer suposiciones, pregunta, para que haya claridad en las relaciones. 

Marisa Leal (Kinesióloga, Kinesiología aplicada a la emoción, Nutricionista y Anatheóresis).

lunes, 22 de abril de 2013

SEGUNDO ACUERDO: NO TOMES NADA PERSONALMENTE

Damos un paso más y aceptamos el SEGUNDO ACUERDO:


Nada de lo que escuchas va dirigido a ti, ni contra ti. Realmente la intención y contenido de las palabras nace de los miedos y egoísmos de quien las profiere. Ya sean palabras de amor o de odio, no te las creas, no te lo tomes personalmente. El motivo del error en que caemos al creer que las palabras que oímos tienen que ver con nosotros es que nos enseñaron que todo gira a nuestro alrededor, que somos responsables de todo. 

Lo que escuchamos tiene que ver con los propios acuerdos que estableció esa persona. Si alguien te insulta, se está rigiendo por sus propios sentimientos, nada que ver con los tuyos, pero si te lo tomas personalmente los haces tuyos y reaccionas creando conflictos. 

Quizá lo que has escuchado tiene que ver con tus propios temores, si recapacitas ya estás comenzando a alejarlos. 

Igualmente cualquier cosa que hagas o digas es un reflejo de tu educación de tus protecciones y aquí enlazamos con el primer acuerdo (Sé impecable con tus palabras). 

Incluso las opiniones que tienes sobre ti mismo no tienen por qué ser verdad, la mente nos presenta un juego de opiniones contradictorias que nos sumerge en el caos, pero si analizamos uno a uno los principales acuerdos podemos aclarar y sentir nuestra verdadera esencia.

Cuando te acostumbres a no tomarte nada personalmente, no necesitarás depositar tu confianza en lo que hagan o digan los demás. Bastará con que confíes en ti mismo para elegir con responsabilidad. Nunca eres responsable de los actos de los demás; sólo eres responsable de ti mismo. Cuando comprendas esto, de verdad, y te niegues a tomarte las cosas personalmente, será muy difícil que los comentarios insensibles o los actos negligentes de los demás te hieran.

Marisa Leal (Kinesióloga, Kinesiología aplicada a la emoción, Nutricionista y Anatheóresis).

domingo, 21 de abril de 2013

Primer Acuerdo: SÉ IMPECABLE EN TUS PALABRAS

LOS CUATRO ACUERDOS

Los Toltecas eran conocidos en el sur de México como «mujeres y hombres de conocimiento». 

Hace miles de años formaron una comunidad de maestros (naguales) y estudiantes en Teotihuacán, pero se vieron forzados a esconderse para evitar que su conocimiento y poder fuera usado en beneficio propio o con fines perversos. 

Por suerte la sabiduría tolteca ha sido transmitida por los naguales de generación en generación. Don Miguel Ruiz, nagual del linaje de los Guerreros del Águila, nos introduce en sus poderosas enseñanzas, impresas en “Los Cuatro Acuerdos”. 

Cada uno de nosotros somos un espejo, dado que no podemos vernos a nosotros mismos, pero sí somos capaces de observar a otros. La imagen que nos devuelve el espejo es nuestro propio interior, aprendamos a observar para poder liberarnos de las consignas que ya no nos útiles, aprendamos a observar para ser consecuentes con nuestro verdadero Yo interior. 

Los peores jueces somos nosotros mismos, al querer guiarnos según los cánones aprehendidos y no coincidir éstos con nuestra verdadera esencia. 

Somos capaces de admitir que nos maltraten, ya sea físicamente o de palabra, pues la falta de autoestima nos hace pensar que somos merecedores de ello. 

El abuso de uno mismo nace del autorrechazo, y éste de la imagen que tenemos de lo que significa ser perfecto y de la imposibilidad de alcanzar ese ideal. Nuestra imagen de perfección es la razón por la cual nos rechazamos; es el motivo por el cual no nos aceptamos a nosotros mismos tal como somos y no aceptamos a los demás tal como son. 

Cambiando las premisas que rigen nuestro sistema automático de reacción podremos identificarnos con nosotros mismos y alcanzar la paz de la que todos somos dignos acreedores. 

Vamos a incorporar, suavemente pero con firmeza, en nuestro pensamiento y en nuestro sentimiento cada uno de los CUATRO ACUERDOS que Don Miguel Ruiz nos ha legado. 

Cada uno de nosotros lo haremos a nuestro propio ritmo, pero aprendamos de memoria estas cuatro sencillas frases y recordemos su significado en los momentos claves de nuestra vida.

PRIMER ACUERDO 
Sé impecable con tus palabras 

Las palabras son el poder que tienes para crear. Lo que sueñas, lo que sientes y lo que realmente eres, lo muestras por medio de las palabras. Son una fuerza, para expresar, comunicar y crear los acontecimientos de tu vida. 

Pero ellas son como un arma de doble filo, pueden hacer realidad el sueño más bello o destruir todo lo que te rodea. Una sola palabra puede salvar una vida o destruir a miles de personas. 

En Alemania un hombre manipuló al país entero y le llevó a la guerra con el poder de sus palabras. Consiguió que cometieran tremendos actos de violencia contra sus semejantes, activó el miedo y las matanzas que llevaron a una gran guerra mundial. 

Si cuando eras niño tu padre, aún queriéndote mucho y sin intención negativa, te dijo algo similar a “eres un estúpido”, esas palabras viniendo de quien vienen y gestionadas por la mente un niño, se traducen en una creencia que cobra toda su fuerza y es capaz de dirigirte en muchos aspectos de tu vida adulta. 

La palabra sembrada crece como las semillas, piensa qué palabras quieres tú que crezcan y se extiendan, en tu mente y en la de aquéllos que la escuchan. 

Debe ser “impecable”, quiere decir no ir contra ti mismo, no juzgarte ni culparte. Si atacas a tu amigo con una palabra envenenada, lo indispones contigo, conseguirás que él se vuelva contra ti. Por lo tanto dicha palabra termina siendo un arma que tú utilizas contra ti. 

Te despiertas por la mañana sintiéndote muy contenta. Te sientes tan bien, que te pasas dos horas delante del espejo arreglándote. Entonces una de tus mejores amigas te dice:”Qué ta ha pasado? Estás horrorosa. Mira tu vestido; haces el ridículo”. Ya está; con eso es suficiente para enviarte a lo más profundo del infierno. Quizás esa amiga te hizo este comentario sólo para herirte, y lo consiguió. Te dio una opinión que llevaba tras ella todo el poder de sus palabras. Si aceptas esa opinión, se convierte en un acuerdo, y entonces tú misma pones todo tu poder en esa opinión, que se convierte en magia negra.

Los hechizos de este tipo son difíciles de romper. La única manera de deshacer un hechizo es llegar a un nuevo acuerdo que se base en la verdad. La verdad es el aspecto más importante del hecho de ser impecable con tus palabras. El arma de doble filo: en uno están las mentiras que crean la magia negra, y en el otro, está la verdad que tiene el poder de deshacer los hechizos. Sólo la verdad nos hará libres. 

Un pequeño virus informático es capaz de generar un lío de este tipo. Una mínima información errónea puede estropear la comunicación entre las personas e infectar a todos aquellos que toca, que a su vez contagian a más gente. Imagínate que cuando otras personas te cuentan chismes, introducen virus informáticos en tu mente que hacen que pienses cada vez con menor claridad. Después imagina que, en un esfuerzo por aclarar tu propia confusión y para aliviarte del veneno, tú también chismorreas y contagias estos virus a otras personas. 

Ahora, imagina que esta pauta prosigue en una cadena interminable entre todos los seres humanos de la Tierra. El resultado es un mundo lleno de personas que sólo pueden obtener información a través de circuitos que están obstruidos por un virus venenoso y contagioso. Este virus es lo que los toltecas denominaron mitote, el caos de miles de voces distintas que intentan hablar al mismo tiempo en la mente. 

Si adoptamos el Primer Acuerdo y somos impecables con nuestras palabras, cualquier veneno emocional acabará por desaparecer de nuestra mente, dejaremos de transmitirlo en nuestras relaciones personales. 

La impecabilidad de tus palabras también te proporcionará inmunidad frente a cualquier persona que te lance un hechizo. Solamente recibirás una idea negativa si tu mente es un campo fértil para ella. 

Cuando eres impecable con tus palabras, tu mente deja de ser un campo fértil para las palabras que surgen de la magia negra, pero sí lo es para las que surgen del amor. Puedes medir la impecabilidad de tus palabras a partir de tu nivel de autoestima. La cantidad de amor que sientes por ti es directamente proporcional a la calidad e integridad de tus palabras. Cuando eres impecable con tus palabras, te sientes bien, eres feliz y estás en paz. 

Puedes trascender el sueño del infierno sólo con llegar al acuerdo de ser impecable con tus palabras. Ahora mismo estoy plantando una semilla en tu mente. Que crezca o no, dependerá de lo fértil que sea tu mente para recibir las semillas del amor. Tú decides si llegas o no a establecer este acuerdo contigo mismo: Soy impecable con mis palabras. Nutre esta semilla, y a medida que crezca en tu mente, generará más semillas de amor que reemplazarán a las del miedo. 

Sé impecable con tus palabras. Este es el primer acuerdo al que debes llegar si quieres ser libre, ser feliz. Es muy poderoso. Utiliza tus palabras apropiadamente. Emplealas para compartir tu amor. Usa la magia blanca empezando por ti. Dite a ti mismo que eres una persona maravillosa, fantástica. Dite cuánto te amas. Utiliza las palabras para romper todos esos pequeños acuerdos que te hacen sufrir. 

Es posible. Lo es porque yo mismo lo hice y no soy mejor que tú. Somos exactamente iguales.

Marisa Leal (Kinesióloga, Kinesiología aplicada a la emoción, Nutricionista y Anatheóresis).

jueves, 18 de abril de 2013

CURSO DE MAGNETISMO BIO-DINÁMICO, KINE-MAGNETISMO


OBJETIVOS:  El objetivo es dotar a los profesionales en Kinesiología y de otras diferentes especialidades dentro del mundo de las terapias parasanitarias, de los conocimientos de las terapias magnéticas, aplicadas y organizadas dentro del campo de la Kinesiología.
Dotamos a estos cursos de las ciencias básicas que las definen y le otorgan de capacidades terapéuticas en el campo bioenergético.

ESTRUCTURA. Este curso está formado por dos niveles que se impartirán de forma consecutiva:
  1. El primer día se dedicará a los no formados dentro del campo de la Kinesiología. Se enseñarán las técnicas de testaje y manejo de mediadores de testaje, necesarios para el óptimo aprovechamiento de la técnica de Magnetismo Bio-dinámico.
  2. El segundo y tercer día, se dedicarán a la enseñanza teórica y práctica, de todos los protocolos que componen esta efectiva técnica.

Este método puede ser aplicado en diferentes campos profesionales, no sólo será útil para el kinesiólogo experimentado, si no que también lo serán para otros profesionales como masajistas, osteópatas, naturópatas, homeópatas, médicos, enfermeros, dentistas…

A QUIÉN VA DIRIGIDO. Este curso se enfoca a diferentes profesionales:
  • Kinesiólogos profesionales, como se explicó en el punto anterior; profesionales de otras técnicas parasanitarias y sanitarias antes enumeradas.
  • También puede ser de interés para personas interesadas en adentrarse en el conocimiento de las técnicas bioenergéticas, con un marcado carácter holístico, dinámicas y con importante  efectividad clínica.

HORARIOS.
  • 14.- de 9,30h a 14,00h  y  de  16,00h a 20,00h
    • se haría un descanso de 15-30 mn a media mañana y media tarde
  • 15.- Igual al día 28
  • 16.- de 9,30h a 15,00h, con un descanso de 30 mn

CURSO DE SENSOMETRÍA Y KINEMETRÍA

OBJETIVOS

En la actualidad estamos siendo testigos de la gran preocupación y desarrollo de las diferentes ramas de las ciencias médicas competentes en el campo de la posturología. Recordemos, entre otros muchos, los trabajos de: 

  • Dr. Silverio di Rocca 
  • Dr Antonio Bermudo 
  • Dr Ángelo Cardone 
  • Dr Ignasi Beltrán 
  • Prof. Sergio Zanfrini 
  • Dr. Andrea Pelosi 
Entre estos sistemas hacemos especial mención a la ATM y a todo el sistema estomatognático, como un sistema con una especial actividad en la integración de información postural, propioceptiva, y determinante en la estabilidad y orientación del individuo.

De forma paralela, en las terapias biológicas, nos hemos preocupado por el desarrollo de las ciencias básicas en las que se apoyan nuestras técnicas, y sobre ellas se han desarrollado diferentes métodos de diagnóstico y tratamiento que dan solución a los problemas posturales y de los sistemas que los interrelacionan e integran.

El principal objetivo de estos cursos es la preparación de los profesionales en el método “kinemétrico”, como una técnica de posturometría, de gran eficacia en el diagnóstico y definición de la cadena patológica de los problemas en los que se encuentren implicados la postura y los sistemas que de ella dependen y se relacionan. Y diferentes técnicas terapéuticas aplicadas a la posturología, para la recuperación y reeducación de las estructuras y sistemas lesionados. 

DIRIGIDO A: Kinesiólogos, Osteópatas, Posturólogos, Masajistas, Ortopedas, Dentistas Protésicos, Fisioterapeutas y Podólogos

A todos los profesionales implicados en los sistemas neuro-propioceptivos, de estabilidad, de orientación y sistemas que intervienen en la marcha. 

Para investigadores en las ciencias de la evolución, ya que entendemos que, la postura, la marcha, y los sistemas de estabilidad y orientación, son el resultado de millones de años de adaptación y evolución, de forma que en su estudio podemos comprender una gran parte de este proceso implícito en su forma y dinámica.

jueves, 11 de abril de 2013

El humo de los cigarrillos daña el ADN

Según un artículo publicado en la revista DSALUD, en su edición 136, el humo de los cigarrillos daña el ADN en apenas unos minutos y no tras años de fumar. Por tanto, no hay que fumar durante años para que los cigarrillos nos hagan daño ¡a nivel genético! 
Basta inhalar su humo para que el ADN empiece a deteriorarse pasados apenas unos minutos; así lo acaba de constatar un equipo de investigadores de la Universidad de Minessota (EEUU) dirigido por Stephen S. Hecht y que ha sido publicado en Chemical Research in Toxicology. Para ello siguieron en 12 voluntarios el recorrido por el organismo de uno de los hidrocarburos aromáticos policíclicos presentes habitualmente en él, el fenantreno, descubriendo que forma rápidamente una sustancia tóxica en la sangre conocida por arrasar el ADN y causar mutaciones que pueden provocar cáncer alcanzando su máximo nivel entre 15 y 30 minutos después de dejar de fumar, un efecto tan rápido como el de inyectar la sustancia directamente en sangre. 

“Nuestro estudio -aseguraría Stephen S. Hecht- es el primero que investiga en el metabo-lismo el efecto de un hidrocarburo aromático policíclico inhalado en el humo sin interferen-cia de otras fuentes de exposición como el aire contaminado o la dieta. Los resultados son una seria advertencia para quienes están pensando empezar a fumar” 

Por otra parte, nos encontramos también con “Dejar de fumar sin perder la salud”, escrito por Daniel Lamiel, Naturópata; Homeópata; Acupuntor, Coach nutricional y profesor de Iridología que nos dice que :

La planta del tabaco nos llega de la mano de Cristóbal Colón en el año 1492, pero no fue hasta el año 1881 que el ingeniero de Virginia, James Bonsack invento una máquina para hacer cigarrillos, con lo cual la producción pudo ser mayor, con unos costes inferiores y llegando a todo el mundo. 

Cuando fumamos un cigarrillo se liberan más de 4000 sustancias. Entre ellas podemos encontrar ácido cianhídrico, un gas incoloro e inoloro, y que fue usado por los alemanes en los campos de exterminio durante la segunda guerra mundial. Además también encontramos entre otras sustancias, arsénico, polonio 210, butano, cadmio, plomo, DDT, mercurio...

El hecho de pensar que por fumar poco no pasa nada, es algo erróneo que mucha gente cree. Por cada 15 cigarrillos que fumamos se produce una mutación genética a nivel pulmonar. Mientras nuestro sistema inmune este bien, esto se irá controlando, pero cuando tengamos estrés, estemos débiles o resfriados, que nuestro sistema inmunológico esté debilitado, estas mutaciones pueden escapar del control de los linfocitos NK, pudiendo producir un cáncer de pulmón. Esta es la patología más asociada al tabaquismo, pero no es lo único que nos puede producir, también podemos asociar otro tipos de canceres, como el de colon, vejiga, mama, todos los orofaringeos, enfermedades vasculares, cambios en la fertilidad...

(Marisa Leal, Kinesióloga, especialista en Kinesiología aplicada a la emoción, Nutricionista y Anateoresis)

martes, 9 de abril de 2013

REFLEXIÓN

Son muchas las incongruencias que, con tan sólo echar un vistazo, podemos observar en nuestra sociedad y en la forma de vida que nos impone; pero, quizás por mi condición vocacional, dentro del mundo de las terapias naturales, una de las que más me sorprende, es la incoherencia de que se nos “venda la salud”, un hecho que cada vez está más en auge. La publicidad dedicada a esta industria ocupa casi la mitad de los anuncios en televisión, llena las revistas, y los carteles publicitarios en escaparates, calles y carreteras. 

Hoy en día, los mercados nos ofrecen innumerables formas de comprar “la salud”. Podemos encontrar toda clase de dietas milagrosas que nos aseguran recuperar nuestra figura, vitalidad y alegría; también la podemos adquirir en forma de una gran variedad de productos químicos, tanto naturales como artificiales; pastillas; cremas, lociones, alimentos manipulados, microchips en pulseras, en colgantes, miles y miles de pequeñas fracciones de salud. Todos ellos nos aseguran la obtención de “la salud” y la detención del tiempo, pero en realidad lo que estamos comprando es una salud de apariencia joven pero acartonada, eterna pero inmóvil, una salud privada, en soledad, arrinconada, frágil y siempre dependiente. 

Una de las tragedias de esta forma de “salud industrial” es que, para conseguir estas porciones de salud, seamos capaces de acabar con rinocerontes por el simple hecho de cortar y utilizar su cuerno, con los tiburones para convertir su esqueleto cartilaginoso en pastillas; nuestra ciencia industrial diseca, descuartiza, extrae, exprime, agota y extermina. En definitiva…matamos, eso hemos hecho, eso hacemos y, evidentemente, planeamos seguir haciendo. 

En los laboratorios, sometemos a generaciones y generaciones de nuestros compañeros de ecosistema (cobayas, perros, monos, etc.) a una tortura constante; sufrirán innecesariamente enfermedades provocadas y dolorosas reacciones, mutilaciones y deformaciones. Como punto final les espera la muerte, tras una vida de maltrato y sufrimiento, por la simple razón de no ser humanos. Sufrirán y perecerán para que tu y yo tengamos menos arrugas, para que, en una exhibición de egocentrismo, intentemos eliminar las huellas del tiempo; para ser más potentes, para evitar los síntomas con los que nuestra sabia naturaleza interna responde a esos excesos de todo tipo con los que nos sentimos felices; algunos por nuestra condición de humanos, otros inhumanos, unos por moralidad otros por inmoralidad.
 

Así parece que nuestra salud depende de la destrucción de la Vida que nos rodea. Utilizamos el mundo animal, manipulamos el mundo vegetal, explotamos el mineral. Todo está permitido para “obtener el máximo rendimiento”, sintetizar, extraer, optimizar, siempre de forma artificial. Incluso llegamos a criar insectos para luego machacarlos, centrifugarlos, extraer sus fluidos y utilizarlos para nuestra “salud”. 

Se nos ofrece y vende una “salud individual”, cada ofrecimiento es mejor que el anterior, lo mejor para tu piel, tus dientes, tu pelo, tus pulmones, no se escapa ninguna parte de tu cuerpo. Podemos encontrar lo ideal para que cada persona pueda comprar su salud con pastillas, extractos, esencias, yogures llenos de “bacterias soldado”, dentífricos, máquinas de ejercicios, cinturones especializados, y un largo etc. 

La salud se vende exactamente igual que una marca de automóvil, una televisión de plasma o un modelo de zapatos. Pero de todo este planteamiento se desprende una pregunta, una pregunta lógica en la mente equilibrada: ¿quién nos va a enseñar a ser sanos?, ¿alguien inventará un medicamento para “La Conciencia”? 

Nos muestran sus productos para “estar sanos”, pero para “estar” antes debemos “ser”. Si no somos sanos, ¿cómo queremos pretender estar sanos? Para proclamarnos aptos y competentes para vender Salud, antes deberíamos conocerla íntimamente, conocer su Naturaleza, sus requisitos físicos, emocionales, psíquicos y espirituales. ¿Me pueden asegurar que todos aquellos que me ofrecen la manipulada “Salud” la conocen?, ¿viven en La Salud?, ¿contribuyen a la salud global, a la Salud del Mundo? 

Lo que nosotros pensamos y proclamamos es que esa salud, que unos pocos intentan convertir en sus negocios, no está en venta, esa Salud es patrimonio de nuestra especie y Naturaleza. No nos pertenece de forma individual, es más, la Salud y su control son cualidades humanas, son actos de la Naturaleza inherentes a la Vida, a la Evolución y tienen sus mecanismos holísticos, evidentemente incomprensibles para la mente del hombre contemporáneo. 

Es cierto que en la actualidad, nos informan que nuestro nivel y esperanza de vida están aumentando, es decir, vivimos más tiempo. Pero, en cambio, contrariamente a ésta afirmación, la capacidad vital y la calidad de la vida van disminuyendo. 

La gran mayoría de los humanos nos medicamos, es normal que cada uno de nosotros tenga familiares, amigos y conocidos que se medican, algo inconcebible hace unos años; cada vez sufrimos más enfermedades crónicas, autoinmunes, degenerativas. Se multiplican los casos de niños obesos y diabéticos. Se disparan los índices de infertilidad. La realidad no refleja lo que nos intentan vender. Por otro lado vivimos esta paradoja en un mundo en el que la salud y la vida humana tienen cada vez menos valor; se permiten matanzas y hambruna, se permiten abusos de poder y pobreza. 

Quizás, a nuestros educadores se les olvidó que “la Salud” es una actitud, una forma de vivir, un sentido que late en nuestro interior de forma colectiva y que pertenece a nuestra propia Naturaleza. Cuando se enferma un ser, éste influye a su vez en sus congéneres más cercanos, en su medio personal y a través de las leyes holísticas, en el Todo. Son muchas las investigaciones que nos demuestran las interrelaciones entre todos los seres que poblamos el Planeta, investigaciones comprobadas y aceptadas por el mundo científico. 

Meditando en lo expuesto me suele nacer una especie de ahogo y frustración, una renuncia a la oferta social; me invade una especie de soledad nacida de mi vida en lejanía del hambriento, del necesitado, al que sólo consigo conocer por las imágenes que llenan los noticieros, los anuncios de las ONGs, y otros medios. Humanidad alejada de nuestras sociedades selectas, seguras, cómodas y “artificiales”, llenas de “mentiras ciertas”, cerradas a la compasión. 

De este sentimiento surge la necesidad saludable de “la comprensión”; comprender, aceptar, para aún dentro de este drama, reencontrarme con la Paz inherente en la Naturaleza. Hay un ejercicio de meditación que suelo practicar para mi encuentro con la comprensión, con mi propia Naturaleza. Suelo meditar para encontrarme con la Realidad y abandonar el marco de certezas que se nos vende como una panacea. Para encontrar esa puerta de salida, y para comprender debemos “observar” tal y como lo haría un niño, sin intención pero con conciencia, sin juicio pero con aceptación, sin razón pero con “co-razón”, con una compasión humana e inteligente. 

Realicemos el acto de observar, sin dejar que nuestras reacciones emocionales nos hagan perder la paz. Dejemos que la trágica realidad que contemplamos, se apodere de nosotros pero sin juzgarla, sin buscar culpables, sin huir de ella; sólo observándola y permitiendo que toque nuestro interior. Para comenzar, hagámonos una pregunta que nos enfrente a una de las muchas caras dramáticas de la Realidad, una cuestión cruda pero muy real. 

Podrían surgir miles de preguntas diferentes, pero concentrémonos en una que asola la mente de los misericordiosos desde hace mucho tiempo; que alude a una fracción de la humanidad y en la cual sus protagonistas viven la realidad de forma intensa y sin opción. 

Observemos, La Miseria, ¿qué pasa con el hambre?, ¿con la absoluta pobreza?, ¿con el sufrimiento infantil?, ¿con su esclavitud?......... ¿va disminuyendo?...No, todo lo contrario, va aumentando. Pese a todos los programas utópicos y fracasados que se desarrollan para eliminar la miseria y el hambre en el mundo, en un intento de los gobiernos de justificar sus riquezas. Cada año mueren 11 millones de niños menores de 5 años a causa de la miseria, esto es sólo un dato, pero, en un gesto de hermandad, cierra los ojos y permíteles estar a tu lado, ya sé que no están frente a ti, pero si están en este mundo, no muy lejos de ti, si viajas sólo unas horas los puedes encontrar. Ahora déjales que sean ellos los que te observen, siéntete observado, muéstrate ante ellos, deja que sientan tu corazón, y ahora, muy lentamente cruza tu mirada con la de ellos, obsérvalos observándote. Es muy posible que hayan acudido a tu mente todas esas imágenes que tantas veces pasan desapercibidas ante nuestros ojos, imágenes de esos niños desnutridos, aferrados a los penduleantes pechos vacíos de sus desesperadas madres, miradas desconcertadas en esos ojos saltones, caritas llenas de moscas. Sufrida humanidad que, como animales de laboratorio, sufren los experimentos de esta forma desequilibrada de vida. 

Dejemos que esa imagen tome forma, que “La Miseria” anide, que forme parte de nuestro interior. Ahora, sin dejar de sentir ese nido donde la hemos acogido con emoción, sin perder de vista y abrazando a esos miles de ojos necesitados, hambrientos, sin dejar de sentir el latir de sus corazones, vamos a observar a esa otra parte de la humanidad diametralmente opuesta, esa otra parte fría y rígida que ya hemos expuesto, observemos a esas grandes entidades que gobiernan el mundo y sus mercados. Esas entidades cuyos intereses se reducen a acumular poder en forma de riqueza y control, que invierten en armas y en guerras, que se nutren del sufrimiento, del dolor y de la desigualdad. 

Un ejemplo de muchos, existen empresas alimenticias que utilizan hasta 140.000 productos químicos dañinos para la salud, potencialmente cancerígenos (Diario El Mundo, domingo 16 de enero del 2011), mientras que nuestros gobiernos no hacen nada para impedirlo y protegernos de la enfermedad. 

Estos alimentos tóxicos, permitidos y distribuidos por los mercados nos llevarán a un profundo desequilibrio en nuestro patrimonio de salud, nos provocarán la enfermedad. Más tarde, sentiremos sus síntomas y trataremos de recuperarnos gastando nuestro dinero en porciones de salud en venta; si, esas porciones que llamamos medicamentos y que enriquecen a otro gran sector del mercado, los laboratorios. 

Ahora observa esta realidad, identifícala en tu vida, no la juzgues, acógela en ese nido de tu corazón junto a esos 11 millones de ojos, sólo observa. En este punto parémonos a pensar, descubriremos una extraña actitud, que no deja de ser absurda, actitud que repetimos diariamente en forma de hábitos. Nos gastamos una fortuna en caprichos para enfermarnos y luego ¿qué?, pues tenemos que volver a pagar para comprar “salud individual”. Todo esto, mientras la sexta parte de la humanidad está seriamente desnutrida y la quinta parte vive en la miseria absoluta. Esto hace que surja en mi una pregunta, ¿cuál es la absurda naturaleza de la inteligencia del hombre?.... No juzgues la pregunta, ni la respuesta. 

Estas observaciones tan distantes y al mismo tiempo tan unidas puede que te confundan, que te produzcan algún tipo de ira o impotencia; pero no te dejes arrastrar por éstas sensaciones, sigue observando, sintiendo. 

Si consigues mantenerte en ese equilibrio, sin dejarte llevar por esas emociones; si miras con ojos inocentes de niño, sin intención pero con conciencia, sin juicio pero con aceptación, sin razón pero con co-razón, podrás apreciar como muy dentro de ti, bajo esas impresiones primarias, aparece una sensación, una percepción, una evocación tibia, un afecto amoroso y complaciente, una especie de felicidad de “Ser quien Eres”, de “Ser Humano”, ese es el aliento de tu Naturaleza nacido de la aceptación del Todo. Es el alma de tu Naturaleza que te funde en comunión con “la salud” latente dentro de “ese niño desnutrido de Somalia”; ¿puedes percibirla?, no es ira, no es miedo; se encuentra más profundamente en tu interior que esas otras exaltadas emociones. 

Este aliento emocionante es inocente; no sufre porque no juzga, no pierde porque no lucha, solo está, se encuentra ahí, dentro de ti, dentro de cada ser humano, sin condición, en el latido de cada corazón, de cada especie, en el color de cada planta, en cada forma. Esa sensación acogedora es la Salud, tu Salud, la Salud de tu Naturaleza, la Salud que habita en nosotros, que lo habita todo. Se comunica y se extiende a través de la “Compasión” y en su más alta expresión, mediante el Amor. 

Os invito a tomar parte en “la Salud” más allá de la enfermedad, más allá de la muerte. Permitamos que la mano de la Naturaleza nos moldee, bajo la tutela de sus principios, de sus caminos y sus metas, modificaremos nuestros comportamientos y La Salud aflorará como lo hace el perfume en la flor. 

Dejemos de “comprar salud”, mejor aprendamos y enseñemos a “ser sanos”. 
¡Comprendamos la salud como parte de nuestra propia Naturaleza 
y compartamos la Salud del Mundo….¡juntos!

Juan Francisco Ballesteros

lunes, 8 de abril de 2013

AZÚCAR INDUSTRIAL O AZÚCAR BLANCA

Por la comida empieza el hombre por perder su libertad (Adán y Eva), y por ella debemos empezar a recuperarla.
El azúcar se obtiene de la compresión de la caña, sacando su zumo que es colocado en recipientes de metal añadiéndosele ácido sulfúrico ( SO 4 H2), se cuece y se filtra, al zumo resultante se le añade ácido sulfúrico y nueva cocción y filtrado y así sucesivamente. 
El agua va disminuyendo hasta quedar cristal de sacarosa (glucosa + fructosa). En esta reacción de ácido sulfúrico + sacarosa se produce agua, bisulfitos y sacarosa pura (azúcar refinada). 
La célula humana crea su membrana de protección (y alimentación) con puentes de sulfuro, pero si le damos bisulfitos, crea esta membrana con puentes de bisulfina, siendo muy débiles y rompiéndose con facilidad, origen de infecciones ya que hay una bajada de energía del sistema inmunitario de la persona. 
El sulfito cambia el proceso metabólico de la persona y crea adicción (es una droga). 
El azúcar industrial, en todas sus formas, genera la ASIMILACIÓN de otras toxinas que se ingieran con los alimentos, provoca INFECCIONES Microbianas con alto nivel de toxicidad. Estas infecciones son una fábrica de ácidos y toxinas (ácido oxálico), que se va extendiendo por los demás compartimentos orgánicos, utilizando el calcio para formar micro cristalizaciones (oxalatos). 

Estos cristales provocan estados inflamatorios articulares (artrosis, artritis) ya que el sistema osteo-articular pierde su calcio.
El azúcar industrial es un auténtico LADRON de calcio, desmineralizando y desvitalizando el organismo y preparándolo para la diabetes.

sábado, 6 de abril de 2013

LESIONES DEPORTIVAS



www.naturologiaholistica.com

JUAN FRANCISCO BALLESTEROS

CURSOS DE RECICLAJE DE KINESIOLOGÍA HOLÍSTICA
FUENGIROLA

28, 29 Y 30 DE JUNIO DE 2013

Tfno: 669 375 882

miércoles, 3 de abril de 2013

¡AGUA ES VIDA!




El Agua es esencial para mantenernos vivos y sanos. Es el principal componente de nuestro cuerpo: 2/3.

El Agua nos hidrata en general, regula nuestra temperatura corporal, transporta nutrientes y oxígeno a todas las células, protege y amortigua órganos vitales.

El Agua ayuda a convertir los alimentos en energía, nos ayuda a absorber los nutrientes, nos ayuda a eliminar toxinas y desechos de nuestro organismo, balancea nuestros electrolitos que nos ayudan a controlar la presión sanguínea.

El Agua nos provee de minerales necesarios para nuestro cuerpo...

............. Aparte de SACIAR NUESTRA SED !!!!

Siendo estas algunas de las funciones principales del agua, imaginemos lo importante que es, prestarle la atención debida a la calidad y cantidad de agua que debemos ingerir a lo largo del día. Lo recomendable, en general, sería entre 1 1/2 y 2 litros. Por eso es muy importante, NO confundir agua con líquidos. Las infusiones, los zumos, el té, el café, las bebidas refrescantes, y el alcohol son líquidos, ... más NO AGUA y el motivo de esta gran diferencia es que aunque todas estas bebidas contengan agua, también llevan agentes deshidratantes que no solo la eliminan una vez ingerida, sino que además acaban con el agua de las reservas del cuerpo por su acción diurética.

Una de las principales virtudes del agua radica en su potencial eléctrico, algo que se consigue y toma vida cuando se dinamiza, o sea, cuando está en movimiento; por eso es mucho más biológico y sano beber agua de los ríos, manantiales, siempre y cuando estén limpios y potables. De esto deducimos que el agua embotellada ha perdido esta cualidad, por lo que tenderá a formar edemas y estancamientos en nuestro organismo.

Centro de Naturología Holística recomienda, en general, beber "Agua (del grifo) filtrada por Ósmosis inversa", ya que es agua viva, en movimiento y libre de: sedimentos como tierra, arena, polvo, sales calizas, minerales inorgánicos, hierro, cobre, silicio, nitratos cloruros, virus y bacterias químicas, metales pesados, suciedad y olores.

Por otra parte el Agua destilada se recomendaría a personas con altos niveles de toxicidad, como por ejemplo trabajadores de fábricas, mecánicos, mineros, peluqueros, diabéticos, artríticos, pacientes oncológicos, etc.

Otro de los consejos a tener en cuenta es que los mejores momentos para beber agua son:
  1. En ayunas, al levantarse de la cama por las mañanas: 1 ó 2 vasos de agua, preferiblemente templada.
  2. Media hora antes de las comidas, y dos horas y media después de las mismas.
  3. Entre medias a lo largo del día puede ingerirse el resto de agua hasta consumir los ya citados 1 1/2 ó 2 litros.
Debemos saber que es muy importante saber cuándo estamos deshidratados. Esto sucede cuando se nos seca la boca, o cuando el color de la orina tiende a ser oscura, ya que ésta debe ser incolora o ligeramente amarilla. 

Por último podemos añadir que el agua debidamente clorada mata casi todos los gérmenes y virus, pero también mata las células de nuestro organismo. Mientras que el agua hervida mata bacterias cuando la dejamos hervir más de 20 minutos, pero no elimina minerales inorgánicos que son acarreados dentro de nuestro organismo.

Ivette González, Nutricionista y Kinesióloga especialista en alimentación.

lunes, 1 de abril de 2013

LA MUJER SOCIAL





Estos pensamientos y deseos van dedicados a las grandes mujeres, a aquellas que trabajan las 24 horas del día, a las que ponen la vida en su trabajo, a las que con su trabajo dan vida. 


Vivimos en una sociedad creada y dirigida por hombres, y me atrevería a decir…por machos, utilizando este calificativo como definición del género. Una sociedad prolífera en guerras, en empresas que basan su progreso en la destrucción o absorción (fagocitaria) de otras empresas, una sociedad depredadora, en donde cada individuo sobrevive, de por vida, para mantener a unos dirigentes, y unas entidades que cada vez exigen más y más de él. 

Pasa el tiempo y, un día, llegas a una edad en la que ya no te quedan muchas energías para vivir, y es cuando, “sin dejar de seguir pagando”, te permiten no trabajar y ahora tienes el tiempo para morir en paz, con una frustrante sensación de que, como “ser humano”, has perdido tu tiempo y tu vida. Nutres a unos “llamados” gobiernos para que aún sigan muriendo de hambre 10.000 niños al día, para que en ciudades como Barcelona duerman 3000 personas en la calle, para que nuestro mundo (no en el que ellos viven) se esté consumiendo bajo esa competitividad depredadora de las empresas, que se comen nuestras selvas, matando a sus indígenas, sus auténticos propietarios; gobiernos y empresas por las que murieron padres, abuelos, hermanos, hijos,… víctimas de sus guerras…..¿sabes hermano?...Yo creo que Mamá no hubiera consentido esto.

Un dato que me parece interesante, podemos ver como los machos de muchas especies: leones, hipopótamos, osos,…, incluso algunos primates, matan a sus crías macho ante las reacciones de defensas de sus madres; ellos lo hacen para evitar la competencia futura, por su miedo e inseguridad. Parémonos a pensar si es todavía ese mismo miedo interno el que ha dirigido a nuestra sociedad, a nuestros machos hacia este cáos humano y ecológico al que nos enfrentamos.

A la mujer, a nuestras madres le ofrecemos una sociedad en la que históricamente ella ha sido sólo el instrumento de reproducción, mano de obra barata, felpudo de las frustraciones machistas, una sociedad en la que la mujer, si quiere igualdad, deberá trabajar como los machos, en empresas depredadoras, como soldados, aprendiendo a matar, obligadas a olvidar su esencia, ya que si quieren trabajar y ganar el dinero que las permitan sobrevivir socialmente, tendrán que abandonar a sus hijos, a edades cada vez más tempranas, en guarderías, donde sus cerebros comenzarán una educación que es patrimonio únicamente de los padres, unos niños que llegarán a la adolescencia envueltos en una confusión que fácilmente los llevarán por caminos perdidos. 

Les ofrecemos una sociedad donde el ideal de mujer es “una miss”, una modelo de belleza retocada en una portada, donde les ofrecemos cambiar su belleza natural a base de implantes, liposucciones, de un quitar de allí y poner aquí. Les ofrecemos ideales para que destruyan sus auténticas imágenes, y compren un ideal, lejos de ellas mismas, una imagen que nunca coincidirá con la suya original, imágenes que la alejan de su naturaleza, del cuerpo bendecido por la maternidad, del cuerpo al que Dios besó infundiendo un alma. 

¿No sería mejor pagar su trabajo vocacional?, ¿no sería mejor invertir en la salud de esos retoños humanos?; realmente, ¿no estamos echando en falta esa humanidad que siembra la mujer en su entorno familiar? Dejemos que dirija el camino de vuelta a casa, ella nunca enviaría a su hijo a matar ni a morir en una guerra, dejemos que nos enseñen a mirarnos unos a otros con miradas de apoyo, no de desafío.... ¿Sabes algo, mi hermano?....Echo de menos a Mamá 

En estos días escuché una noticia por la televisión, resulta que unas investigaciones han demostrado que los niños que comen en familia, con comidas hechas en casa, que comen dialogando, sin televisión, con el amor y protección que esos momentos conllevan, y propios de nuestra especie desde hace muchos miles de años, son los niños que tienen mejor respuesta escolar y social, con un rico vocabulario, en el que encontrarán una herramienta irremplazable para su integración social, y desarrollo intelectual. 
¿Qué ha pasado Mamá?,… ¿qué hacemos viviendo tan lejos de casa?,… despiértame de este sueño al que no pertenezco, al que no pertenecemos, de este sueño que nace del miedo del hombre.